Como cada año en Navidades todos los niños y niñas empiezan a mirar y pedir regalos. Todos quieren algún juguete. Todos empiezan a portarse bien. En esta época todos los niños y niñas piden premio por su buen comportamiento.

Hace unos cuantos años, en esta misma época, una niña empezó a escribir su carta para Papa Noel:

“Querido Papá Noel:

Este año me he portado muy bien, mejor que los demás años. Espero que tengas en cuenta esto que te acabo de decir, porque ya sé que quiero para Navidad. Ya he mirado todas las revistas de juguetes y he estado buscando juguetes que me gustasen, pero no he encontrado nada.

De todas formas tengo dos grandes deseos para que me puedas dar:

  1. Me gustaría pasar las vacaciones contigo y conocerte.
  2. Quiero que me enseñes a volar; quiero volar con tus renos.

Ya te he dicho mis únicos deseos para estas Navidades, espero que puedas cumplirlos”.

La niña se llevó un gran disgusto cuando en Navidad recibió unos calcetines en vez de un viaje al Polo Norte. 10 años después, la niña ya tenía 17 años y seguía mandando esta misma carta a Papá Noel, pero nunca había suerte.

Siguió mandándola hasta sus 80 años de vida. Cuando estaba a punto de morir, al cerrar los ojos, no acabó con su vida sino que empezó otra en el cuerpo de un reno que estaba en el Polo Norte volando junto a Papá Noel.

 

 

Escrit per Sara Escoriza (6è P.)